Gastronomía en Montalegre

01 de abril, 2018 - #Findesemanagastronomico (Montalegre) - Comentario -

Ir a la galería fotográfica


Las recomendaciones que os haré en este apartado, están todas contrastadas por mi propia experiencia. Las citas de este artículo, siguen el mismo orden que los grupos de fotografías de la galería.

Si tenéis pensado hacer una escapada de fin de semana, muy recomendable, os recomiendo para pernoctar el Hotel Rural Misarela, hotel eco sostenible que se encuentra en las puertas del Parque Nacional de Peneda-Gerês y que resulta de la recuperación de una antigua posada de Vila Nova. Amplias y luminosas habitaciones que disponen de una bonita terraza con vistas a la naturaleza.

La cena la realizamos en el restaurante del hotel, Restaurante Ponte do Diabo, y nuestro primer contacto con la carne de Barrosa, así como con productos de la zona no pudo ser mejor. No tengo fotografías del postre que me tomé, pero si tenéis ocasión, el pudin para ponerle piso.

Ya al día siguiente la comida la realizamos en Fafião y en el Restaurante Café Bar Fojo dos Lobos. Si vuestro paseo os coincide por la zona dudéis en hacer la parada del mediodía en este local. Productos de fumeiro, la famosa “alheira” y unas postas de vitela barrosäo increíbles.

Aprovecho para contaros el origen de este producto, la “alheira”, que me contó mi compañero de viajes Francisco. Cuando los Reyes Católicos provocaron la diáspora de los judíos en España, muchos de ellos fueron bien recibidos en Portugal, llevaban riqueza, llevaban comercio y llevaban ideas. Pues bien, como todos sabemos tienen prohibida la carne de cerdo y para pasar como nuevos cristianos y no seguir la ley judaica, comían este producto que hacían con carne de ave, pimentón, pan, ajo y aceite. Hoy también se realizan con carnes de cerdo.

Ya por la noche y en la población de Montalegre, la cena la realizamos en el Restaurante Nevada, donde nos recibieron con un excelente jamón que nos ofrecieron desde la Asociação dos produtores de fumeiro da terra fría Barrosã. Cuidado con mimo y con procesos artesanales y sin prisas, todo ello se traduce en el sabor que nos presenta.

Los clásicos petiscos, el jamón, la chouriza y la alheira y la carne en esta ocasión era un tierno cabrito que no le hizo de menos a la vitela Barrosã de comidas anteriores.

Como sorpresa final disfrutamos de una queimada “oficiada” por el famoso y querido Padre Fontes. Nos hizo pasar un momento agradable con la elaboración y conjuro.

Ya como despedida y después de andar por tierras de Salto, nos encaminamos a comer al Hotel São Cristovão en Venda Nova. Situado a orillas del embalse Venda Nova, ofrece un entorno fantástico para el fin de semana.

 

Volviendo a la comida, arrancamos con unos bien preparados y sabrosos petiscos, un caldo que no me canso de repetir que son unos especialistas en su preparación y como no volvió a la mesa la vitela barrosã. Posiblemente el aspecto de la fotografía os haga pensar en una carne seca y fibrosa, pero todo lo contrario, estaba realmente jugosa.

 

Comentaros que nos sorprendió el sabor de las patatas que hacían un gran conjunto con las carnes.

 

Destacar la gran cultura de pan en la que coincidimos el Norte de Portugal y Galicia.

 

En resumen, turismo y gastronomía de primer orden para pasar un excelente fin de semana.

 

_MG_9402
Compartir 
Maria
05 de abril, 2018
Lo que hay de mejor en Gerês. Hotel Rural Misarela y Restaurante Ponte do Diabo....la comida y el ambiente.... divinos :)

Deja tu comentario
Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

2 + 3 =
Últimas entradas
Categorías
Ver anterior Ver siguiente